lunes, 22 de diciembre de 2008

Libertad de expresión

Sigo con los temas polémicos, ¿será el calor?
Pregunto:

¿que diferencia hay entre estas escorias inhumanas que reivindican el genocidio de millones de personas....



...y estas otras escorias inhumanas que también reivindican el genocidio de millones de personas?



Para mi ninguna, entonces: ¿Por que los primeros tienen derecho a manifestarse libremente y a los segundos los meten presos?
Detuvieron a 26 de estos infelices que estaban en el cementerio alemán dispuestos a rendirle homenaje al capitán del Graf Spee que se encuentra sepultado allí, todo por portar banderas nazis que no se que ley antidiscriminación violan. Estos tipos me dan asco y me gustaría incendiarlos con un lanzallamas, sin embargo su derecho a la libre expresión debe ser respetado mas allá de la discriminación y reivindicación del genocidio que esas ideas y símbolos nefastos representan, por que si no todos los que andan con remeras del Che, banderas con la hoz y el martillo y demás símbolos comunistas deberían ser detenidos por las mismas razones. Defender la libertad de expresión de estas escorias no es fácil para los libertarios, pero es un principio fundamental que debemos defender se trate de quien se trate, por que la persecución sesgada por parte del estado contra un grupo minoritario es un precedente peligrosísimo que debemos combatir con todas nuestras fuerzas. Eso si, en el momento que cualquiera de estos grupos ya sean comunistas o nazis inicien el uso de la violencia contra otros deben ser castigados con toda la severidad que el hecho amerite, pero no podemos permitir que el estado castigue "preventivamente" a un grupo por mas nefasto que este sea.

PD: ¿Cuanto ira a tardar el primer zurdo pelotudo en acusarme de nazi?

jueves, 18 de diciembre de 2008

Ayn Rand habla de Dios

Brillante Rand, como siempre, aunque se que este es un tema polémico.



A los pocos pero fieles lectores de Don Tiburcio les pregunto:
¿Uds que opinan?

domingo, 7 de diciembre de 2008

Ché Benicio... sos impresentable!

Benicio del Toro en su papel más lamentable: calla o tartamudea frente a las preguntas de una periodista cubana en el exilio, a propósito del estreno en Miami de la película "Ché".

Con ustedes, Benicio del Turro ensaya una defensa del Ché Guevara, mutando en Benicio del Burro y finalmente en Benicio del Ternerito asustado, pidiendo auxilio a su producción.

Qué actorazo!


sábado, 6 de diciembre de 2008

Nuevo blog

Con los muchachos seguidores de No Me Parece hemos decidido abrir un nuevo blog: Liberales Argentinos en el pretendemos reunir a la mayor cantidad de bloggers y pensadores liberales para intercambiar ideas, recomendar lecturas y proponer cambios para que desde nuestro humilde espacio hagamos lo posible para cambiar esta aciaga realidad ,probablemente los posts sobre actualidad de ahora en mas los publique allí, aqui en Don Tiburcio seguiré con mis habituales ataques de ira ;) y con post más relacionados con lo filosófico y político.
Saludos.

viernes, 28 de noviembre de 2008

Operativo Cajas de Seguridad.

Según este video, lo de las AFJP sólo fue el primer paso de los crápulas para obtener la finaciación que tan desesperadamente necesitan, luego vendría un "corralito reloaded" y por último el saqueo a las cajas de seguridad amparandose en ese esperpento jurídico digno de la Gestapo llamado "Ley Penal Tributaria" . Juzguen ustedes mismos, a mi me parece bastante convincente el video.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Los pequeños rehenes de Castro

La mayoría hijos de médicos "desertores", unos 2000 niños cubanos son obligados a permanecer en la isla con el fin de castigar a sus padres. Secuestro extorsivo, le dicen los noticieros, cuando los criminales no forman parte de una dictadura nacionalsocialista.

María Elvira Salazar, periodista cubana en el exilio, rompe el silencio.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Radio Colonia canta las 40.

Que vergüenza que ningún medio argentino (salvo honrosas excepciones) diga las cosas como son, mis respetos a los hermanos uruguayos que como en las épocas mas negras de nuestra historia nos brindan una voz veraz y valiente que desnuda la infamia y la crapulencia de la tiranía que sufrimos.




viernes, 21 de noviembre de 2008

Clientelismo en vivo y en directo


Ayer llegaba yo tipo 20:30 al edificio donde vivo y da la casualidad de que la entrada se encuentra al lado del CAU (centro de atención unificada) de la Municipalidad de Godoy Cruz (es un local perteneciente al mismo edificio) cuando voy llegando veo que en la puerta del CAU había unas 30 o 40 personas con banderas que decían "segundo centenario" o algo así, entré al edificio pensando que se trataba de otra de las murgas o artistas que suelen dar espectáculos "gratuitos" en la plaza departamental organizados por la municipalidad, pero viendo algunas caripelas me quedó la duda, esta mañana cuando salía le pregunté al portero quienes eran esas personas, me respondió que eran piqueteros que habían venido a ver a D' Elia que iba a hacer un acto nosedonde, que cómo no me di cuenta si los micros donde los habían traído estaban estacionados enfrente (a modo de defensa puedo alegar que siempre hay micros estacionados enfrente sobre todo en esta época porque hay muchos colegios en la zona y de ahí salen los que se van de viaje de egresados) luego le pregunté algo cuya respuesta es obvia ¿y que carajo hacian todos esos negros en la puerta del CAU? me hizo el gesto golpeando las manos que da a entender "pago".
Si no hubiese sido tan ingenuo y me hubiese dado cuenta quienes eran les hubiera tirado una molotov desde la terraza.
Les pido disculpas a los contribuyentes.

Alimañas rastreras y traidoras a la Patria

Una vez más la banda de saqueadores estatales se ha hecho ilegítimamente de los recursos de la gente, lo peor es la pasividad de la mayoría de la población ante tamaño desfalco, pero no está lejos el día en que estos delincuentes y quienes los acompañan paguen por sus fechorías, esta es la lista de los traidores a la Patria que anoche de nuevo saquearon al Soberano, si los ven por la calle escúpanlos.

Votos a favor: 46

Frente para la Victoria (39): Fabio Biancalani, María José Bongiorno, Adriana Bortolozzi de Bogado, Eric Calcagno, Mario Colazo, Ana Corradi de Beltrán, Elena Corregido, Liliana Fellner, Nicolás Fernández, Daniel Filmus, Selva Forstmann, Marcelo Fuentes, Silvia Gallego, César Gioja, Haidé Giri, Silvia Giusti, Pedro Guastavino, Marcelo Guinle, Guillermo Jenefes, Roxana Latorre, Rubén Marín, José Mayans, Ada Maza, Julio Miranda, Blanca Osuna, José Pampuro, Nanci Parrilli, María Perceval, Daniel Pérsico, Miguel Angel Pichetto, Teresita Quintela, Carlos Reutemann, Marina Riofrío, Fabián Ríos, Ramón Saadi, Eduardo Torres, Mónica Troadello, Luis Viana y Elida Vigo.

ARI Tierra del Fuego (2): María Díaz y José Martínez.

Frente Cívico por Santiago (1): Ada Iturrez de Capellini.

Concertación Plural (1): Maria Sánchez

M.P. Neuquino (1): Horacio Lores.

P. Socialista (1): Rubén Giustiniani.

Partido Nuevo Corrientes (1): Isabel Viudes.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Mandale un mensaje a la perra

José Benegas tuvo una gran idea, que cada ciudadano que quiera hacer saber su descontento con este desgobierno deje su mensaje en los billetes de $2, los de mayor circulación, pueden dejar una buena puteada o cualquier cosa que quieran decirle a la semiabogada de Tolosa, para mayor efectividad del mensaje se recomienda pegar una cita scotch arriba de la frase o insulto cosa que si a algún kirchnerista se le ocurre intentar borrar o tachar el mensaje va a tener que depegar la cinta y romper el billete.








domingo, 16 de noviembre de 2008

Endeudarse a nombre de otros

¿Qué hacer cuando se te computa una deuda impagable?
.
Si no hay contrato, no hay deuda.
.
Si el contrato es imaginario, la deuda también lo es.
.
La deuda gubernamental es tan fiduciaria como el dinero gubernamental.
.
Para Stefan Molyneux, el estado mismo es una entelequia sustentada en la fe.


jueves, 13 de noviembre de 2008

Genocidas! ahora vienen por NUESTRA agua!!!!!

Un complot urdido por el Imperio y sus lacayos alimentado por su insaciable sed de ganacias, pretende quitarle el agua a los pueblos Bolivarianos soberanos y obtener espúrias ganancias como nos tiene acostumbrados el satánico capitalismo que todo lo vende, que todo destruye, con la subyacente intención de no permitir nuestro genuino desarrollo al cual nuestro querido Comandante Hugo junto con los kompañeros Néstor y Cristina a través del ALBA nos llevarán inexorablemente.


Rubia de Barrio Norte lacaya del Imperio,
riéndose socarronamente
del Pueblo Bolivariano
.

¡Pero jamás lo permitiremos! ¡No pasarán! ¡Jamás nadie podrá detener el camino de emancipación de los Pueblos de sur iniciada por nuestro Comandante Fidel! ¡Nadie podrá frenar al Socialismo del siglo XXI! Nuestros legisladores e intendentes bolivarianos desde los confines de la provincia de Santa Fe, protegiéndonos de las diabólicas intenciones del Gran Satán, e invocando el inmortal espítitu del Che Guevara y de Evita Montonera, pidieron a nuestro honorabilísmo Congreso que redacte una ley para protegernos del saqueo foráneo de nuestro vital recurso.


Mr Danger:
"We want your water"

Acusamos a EEUU, a Israel, a la sinarquia internacional, a la masonería, a Ronald Mc Donald, a Patti, al Jockey Club, a Alfredo de Angeli, a Blumberg, al Pato Donald, a Blockbuster, al Rabino Bergman, al budín inglés y a la crema americana de conspirar para secar nuestra tierra y convertirla en un páramo yermo e infértil.


Ya lo dijo Bendini: ¡Los judíos vienen por el agua!

¡Patria, socialismo o muerte! ¡Venceremos!

Más alla del chiste que quiere ser un humilde homenaje a El Lineman este planteo de los intendentes y legisladores de Santa Fe no resiste el menor análisis, soberbio post de José Benegas
sobre el tema.




miércoles, 12 de noviembre de 2008

No te olvides de los artistas K y sus millones


Posted using ShareThis

Fuente: No me Parece

País sin memoria (así nos va)

Y no es algo que haya pasado hace mucho tiempo, este video es de hace sólo un año, si viviésemos en "un país en serio" este hijo de puta estaría colgado en una palmera de Plaza de Mayo, pero estamos en Tinellilandia, muchachos, donde todo es posible.
Visto en No Me Parece.

soñando despierto


Leyendo un post en Blogbis mi imaginación empezó a a volar.


The REAL Napalm is made with the Following methode, save it on your computer, because you know what ? It is very very difficult , perhaps impossible, to find on the Internet !
But is the the real process, it works and I tried it myself !
It is an easy reaction, with a littre knowledge ( a good studend can do it ) :

The REAL NAPALM synthesis :
25 grams of cocoanut oil fatty acids ( = Lauric acid ), 12.5 grams of naphthenic acid and 12.5 grams of oleic acid were melted together and added to 1000 cc ( = 1000 ml ) of water containing 11.5 grams of 95% powdered sodium hydroxide . The solution is heated to 150 °F ( = 66 °C ) and stirred for ten minutes. 5 grams of activated carbon are added and the stirring continue for five minutes. The solution is then filtered and the clear filtrate is cooled to room temperature. 10 grams of a diatomaceous earth sold under the trade name “ Celite ” are added to the cooled, clear filtrate. 37 grams of Al2(SO4)318H2O ( = Aluminum sulfate octadecahydrate ) are dissolved in 100 cc ( = 100 ml ) of water and then slowly added to the clear filtrate containing the “ Celite ” . A Napalm Celite mixture precipitate. This mixture is filtered and transferred to a beaker with clean water and 5 grams more of Celite added with stirring.
The mixture is filtered and the filtered cake washed and dried in an oven at 50 °C.
The final product is now obtained : the powdered Napalm Celite mixture, ready to use !
The dried product obtained is very fine and broke up easily into a fine , uniform, light powder. This fine powdery Napalm Celite mixture proved very excellent for the gelling of gasoline. Conventional amounts will gel aviation gasoline in 23 seconds at 70 °F ( = 21 °C ) and five minutes and 55 seconds at 32 °F ( = 0 °C )
No additive such xylenol is needed to aid in the gelling


Use of Napalm:

The name Napalm to describe Gelled Gasoline is incorrect.
In fact, Napalm is the powder used to gel gasoline, and not the final product !
Napalm is a thickener, it is important to understand that !
Then, to make GELLED GASOLINE, we add powdered Napalm ( 6 % to 12 % ) to Gasoline , and we stirre for few minuts until the Gel forms.

Exemple : mixe 60 grams of Napalm powder with approximately 1 litter ( 1000 ml ) of
Gasoline to obtain around 1 kg of Gelled Gasoline.

6 % Napalm is use in Flamethrowers, or Molotov Cocktails

12 % Napalm is use in Incendiary Bomb

( The Gasoline used must be without any water in to obtain a good result. )

viernes, 31 de octubre de 2008

5th of November

Sumate


El 5 de Noviembre si estás en Capital andá a la marcha, si estás en el interior ¡cacerolazo!
Rebelión contra la tiranía ¡Viva la Libertad!

martes, 28 de octubre de 2008

Dedicado a...


Los muchachos de Metallica grabaron en su genial Black Album de 1991 este verdadero himno libertario: Don't Tread On Me, viene bien ahora que la mafia gobernante se propone saquearnos miserablemente una vez más. Se lo dedico a la perra que nos gobierna, a sus secuaces y a todos los estatólatras creyentes que ya sea por acción u omisión son cómplices del saqueo sistemático al que nos someten día a día.
Esta es la letra:
Don't Tread On Me
Liberty or death, what we so proudly hail

once you provoke her, rattling of her tail

never begins it, never, but once engaged...

never surrenders, showing the fangs of rage

don't tread on me

so be it

threaten no more

to secure peace is to prepare for war

so be it

settle the score

touch me again for the words that you'll hear evermore...

don't tread on me

love it or live it, she with the deadly bite

quick is the blue tongue, forked as lighting strike

shining with brightness, always on surveillance

the eyes, they never close, emblem of vigilance

don't tread on me

so be it

threaten no more

to secure peace is to prepare for war

so be it

settle the score

touch me again for the words that you'll hear evermore...

don't tread on me

so be it

threaten no more

to secure peace is to prepare for war

liberty or death, what we so proudly hail

once you provoke her, rattling on her tail

so be it

threaten no more

to secure peace is to prepare for war

so be it

settle the score

touch me again for the words that you'll hear evermore...

don't tread on me


Y aquí está la música, enjoy




domingo, 26 de octubre de 2008

Marihuana medicinal - Doug Stanhope

Cuidado con los argumentos que apelan a "beneficios terapéuticos": el curro de la prohibición anda muy bien sin tales homenajes.


sábado, 25 de octubre de 2008

Sobre la producción de seguridad.

Por Gustave de Molinari
Traducido por Gabriel Calzada.
Fuente Liberalismo.org

Publicado originalmente en Journal des Économistes, el 15 de febrero de 1849.
Existen dos maneras de considerar la sociedad. De acuerdo con unos, la formación de las diferentes asociaciones humanas no está regida por leyes providenciales e inmutables. Estas asociaciones, organizadas originariamente de un modo puramente artificial por los legisladores primitivos, pueden ser, en consecuencia, modificadas o rehechas por otros legisladores, a medida que la ciencia social progresa. En este sistema el gobierno juega un papel primordial porque es al gobierno, depositario del principio de autoridad, a quien incumbe la tarea diaria de modificar y rehacer la sociedad.
Por el contrario, de acuerdo con los otros, la sociedad es un hecho puramente natural; como la tierra sobre la que se soporta, la sociedad se mueve en virtud de leyes generales y preexistentes. En este sistema, no existe tal cosa, propiamente hablando, como la ciencia social; no existe más que una ciencia económica que estudia el organismo natural de la sociedad y que muestra como funciona dicho organismo.
Así pues, nos proponemos examinar, de acuerdo con este último sistema, cuál es la función y organización natural del gobierno.
I.
Con el fin de definir y delimitar bien la función del gobierno, hemos de investigar, antes que nada, la esencia y el objeto de la sociedad misma.
¿A qué impulso natural obedecen los hombres cuando se reúnen en sociedad? Obedecen al impulso o, para ser más exactos, al instinto de la sociabilidad. La raza humana es esencialmente sociable. Los hombres son inducidos por el instinto de vivir en sociedad.
¿Cuál es la razón de ser de este instinto?
El hombre experimenta una multitud de necesidades, de cuyas satisfacciones dependen sus goces y de cuyas insatisfacciones se derivan sus sufrimientos. Ahora bien, encontrándose solo o aislado, el hombre únicamente puede proveerse de esas necesidades, que le atormentan sin cesar, de un modo incompleto e insuficiente. El instinto de la sociabilidad le acerca a sus semejantes y le empuja a ponerse en comunicación con ellos. Entonces, los individuos se aproximan impelidos por el propio interés, estableciéndose cierta división del trabajo necesariamente seguida por intercambios; en breve, vemos surgir una organización mediante la cual el hombre puede satisfacer sus necesidades de forma mucho más completa de lo que podría viviendo aislado.
Esta organización natural se llama la sociedad.
El objeto de la sociedad es, por lo tanto, la más completa satisfacción de las necesidades del hombre, y los medios para su consecución son la división del trabajo y el intercambio.
Entre las necesidades del hombre existe un tipo particular que juega un papel inmenso en la historia de la humanidad: la necesidad de seguridad.
¿En qué consiste esta necesidad?
Ya sea que vivan aislados, ya en sociedad, los hombres están interesados, ante todo, en preservar su existencia y los frutos de su trabajo. Si el sentimiento de justicia estuviese universalmente extendido sobre la faz de la tierra; si, en consecuencia, cada hombre se limitase a trabajar y a intercambiar los frutos de su trabajo, sin desear atentar contra la vida de otros hombres o apoderarse, a través de la violencia o del fraude, del producto del trabajo de otros hombres; si, en una palabra, cada cual experimentase un horror instintivo hacia los actos que dañasen a otros, la seguridad existiría con toda certeza de forma natural sobre la tierra, y no sería necesaria ninguna institución artificial para fundarla. Por desgracia, no es así como son las cosas. El sentido de la justicia parece ser el atributo excepcional de tan sólo unos pocos seres elevados y excepcionales. Entre las razas inferiores no existe mas que en un estado rudimentario. De ahí los innumerables ataques llevados a cabo, ya desde el origen del mundo, desde los tiempos de Caín y de Abel, contra la vida y la propiedad de las personas.
De ahí también la fundación de organismos que tienen como objeto garantizar a cada cual la posesión pacífica de su persona y de sus bienes.
Estos organismos han recibido el nombre de gobiernos.
En todas partes, incluso entre las tribus menos ilustradas, uno encuentra un gobierno. Tan general y urgente es la necesidad de seguridad que provee.
Por todas partes, los hombres se resignan a los sacrificios más duros antes que renunciar a un gobierno, y por ende a la seguridad, sin que nadie pueda decir que, al actuar de esta forma, hayan calculado mal.
Supongamos, en efecto, que un hombre se encuentra incesantemente amenazado en su persona y en sus medios de subsistencia. ¿No será su primera y más constante preocupación protegerse de los peligros que le rodean? Esta preocupación, este esmero y este trabajo absorberán necesariamente la mayor parte de su tiempo, así como las facultades más energéticas y activas de su inteligencia. En consecuencia, no podrá dedicar más que esfuerzos insuficientes y precarios, y una atención fatigada, a la satisfacción de sus otras necesidades.
Incluso si este hombre fuese obligado a renunciar a una porción muy considerable de su tiempo y de su trabajo en favor de alguien que se encargase de garantizarle la posesión pacífica de su persona y de sus bienes, ¿no le supondría aún una ganancia cerrar esta transacción?
Con todo, nada redundaría de manera más obvia en su propio interés que procurarse su seguridad al menor precio posible.
II.
Si hay una verdad bien establecida en economía política, es esta:
Que en todos los casos, y para todos los bienes que sirven para satisfacer las necesidades materiales o inmateriales del consumidor, el interés del consumidor consiste en que el trabajo y el intercambio permanezcan libres, porque la libertad de trabajo y de intercambio tienen como resultado necesario y permanente la máxima reducción del precio de las cosas.
Y esta:
Que el interés del consumidor de cualquier bien debe prevalecer siempre sobre el interés del productor.
Ahora bien, siguiendo estos principios, llegamos a esta rigurosa conclusión:
Que la producción de la seguridad debe, por el interés de los consumidores de este bien inmaterial, permanecer sometido a la ley de la libre competencia.
De donde resulta:
Que ningún gobierno debe tener el derecho de impedir a otro gobierno entrar en competencia con él, o de obligar a los consumidores de seguridad a dirigirse exclusivamente a él para obtener este servicio.
Sin embargo, debo decir que, hasta el presente, se ha retrocedido ante estas rigurosas consecuencias que resultan del principio de la libre competencia.
Uno de los economistas que más lejos ha llevado la aplicación del principio de la libertad, el Sr. Charles Dunoyer, piensa "que las funciones del gobierno jamás podrán caer bajo el dominio de la actividad privada[1]".
Así pues, he aquí una clara y evidente excepción aducida al principio de la libre competencia.
Esta excepción es tanto más destacable cuanto que es única.
Sin duda, pueden encontrarse economistas que establezcan excepciones más numerosas a este principio; pero podemos afirmar atrevidamente que estos no son economistas puros. Generalmente los verdaderos economistas están de acuerdo en afirmar, por una parte, que el gobierno debe limitarse a garantizar la seguridad de los ciudadanos y, por otra, que la libertad de trabajo y de intercambio debe ser, para todo lo demás, entera y absoluta.
¿Pero cuál es la razón de ser de la excepción relativa a la seguridad? ¿Por qué razón especial la producción de la seguridad no puede ser confiada a la libre competencia? ¿Por qué debe ser sometida a otro principio y organizada en virtud de otro sistema?
Sobre este punto, los maestros de la ciencia se callan, y el Sr. Dunoyer, quien ha hecho claro hincapié en esta excepción, no investiga los motivos sobre los que se apoya.
III.
En consecuencia, llegamos a preguntarnos si esta excepción está bien fundada, y si acaso pueda estarlo a los ojos de un economista.
Repugna a la razón creer que una ley natural bien demostrada pueda admitir excepción alguna. Una ley natural es válida en todo momento y en todo lugar, o no es tal ley. No creo, por ejemplo, que la ley universal de la gravedad, que rige el mundo físico, se encuentre suspendida en ningún momento ni en ningún lugar del universo. Ahora bien, considero a las leyes económicas como leyes naturales, y tengo tanta fe en el principio de la división, de la libertad de trabajo y del intercambio como la que puedo tener en la ley de la gravitación universal. Por consiguiente, pienso que si bien este principio puede sufrir perturbaciones, no admite en cambio ninguna excepción.
Pero, si esto es así, la producción de seguridad no debe ser apartada de la ley de la libre competencia; y, si lo es, la sociedad entera sufre un daño.
O bien esto es lógico y cierto, o los principios sobre los que se fundamenta la ciencia económica no son principios.
IV.
Así pues, ha sido demostrado a priori, para aquellos de nosotros que tenemos fe en los principios de la ciencia económica, que la excepción señalada más arriba no tiene razón de ser, y que la producción de la seguridad, al igual que cualquier otra, debe estar sometida a la ley de la libre competencia.
Adquirida esta convicción, ¿qué nos resta por hacer? Nos queda por indagar cómo ha llegado a suceder que la producción de seguridad no esté sometida a la ley de la libre competencia, y cómo ha llegado a suceder que se halle sometida a principios diferentes.
¿Cuáles son estos principios?
Aquellos del monopolio y del comunismo.
No existe, en el mundo entero, una sola organización de la industria de la seguridad, ni un solo gobierno, que no esté basado en el monopolio o en el comunismo.
A este respecto haremos, de pasada, una simple observación.
¿No sería extraño y exorbitante que la economía política aceptase en la industria de la seguridad el monopolio y el comunismo mientras que los reprueba por igual en las diversas ramas de las actividades humanas donde las ha visto hasta el presente?
V.
Examinemos ahora cómo es que todos los gobiernos conocidos están sometidos a la ley del monopolio u organizados en virtud del principio comunista.
Indaguemos primero que es lo que se entiende por monopolio y por comunismo.
Es una verdad observable que mientras más urgentes y necesarias son las necesidades del hombre, más considerables son los sacrificios que estará dispuesto a imponerse para satisfacerlos. Ahora bien, existen cosas que se encuentran en abundancia en la naturaleza y cuya producción no exige más que un ligero trabajo, pero que, sirviendo para apaciguar esas necesidades urgentes pueden, en consecuencia, adquirir un valor fuera de toda proporción en relación con su valor natural. Tomaremos la sal como ejemplo. Supongamos que un hombre o una asociación de hombres lograsen adjudicarse en exclusiva la producción y la venta de la sal. En ese caso es evidente que ese hombre o esa asociación podrán elevar el precio de este género muy por encima de su valor; muy por encima del precio que tendría bajo el régimen de la libre competencia.
Uno diría entonces que este hombre o esta asociación de hombres posee un monopolio, y que el precio de la sal es un precio de monopolio.
Pero es evidente que los consumidores, de ningún modo, consentirán libremente en pagar la abusiva sobretasa del monopolio; será necesario obligarles a pagarla y, para ello, será preciso emplear la fuerza.
Todo monopolio se ampara necesariamente en la fuerza.
Desde el momento en que los monopolistas dejen de ser más fuertes que los consumidores por ellos explotados, ¿qué sucederá?
El monopolio siempre acaba por desaparecer, ya sea de manera violenta, o como resultado de una transacción amigable. Y en ese momento, ¿qué pondremos en su lugar?
Si los sublevados e insurgentes consumidores se apoderan de los medios de producción de la industria de la sal, confiscarán con toda probabilidad la industria para su beneficio, y su primer pensamiento no será confiarlo a la libre competencia sino, mas bien, explotarlo en común por su propia cuenta.
Nombrarán en consecuencia un director o un comité directivo para la explotación de las salinas a quien asignarán los fondos necesarios para atender los costes de la producción de sal. Después, puesto que la experiencia del pasado les habrá vuelto recelosos y desconfiados, puesto que temerán que el director nombrado por ellos se quede con la producción para su propio beneficio, y simplemente reconstituya, de manera abierta o cerrada, el viejo monopolio para su beneficio particular, elegirán delegados, representantes encargados de aprobar los fondos necesarios para los costes de la producción, de vigilar el empleo que de ellos se hace, y de controlar que la sal producida sea repartida por igual entre todos los que tienen derecho. Así es como se organizará la producción de la sal.
Esta forma de organizar la producción recibe el nombre de comunismo.
Cuando esta organización se aplica únicamente a un solo bien, se dice que el comunismo es parcial.
Cuando se aplica a todos los bienes, se dice que el comunismo es completo.
Pero, tanto si el comunismo es parcial como si es completo, la economía política no lo admite más que al monopolio, del que no es más que una extensión.
VI.
¿No es lo que se acaba de decir acerca de la sal visiblemente aplicable a la seguridad? ¿No es esta la historia de todas las monarquías y de todas las repúblicas?
En todas partes, la producción de seguridad comenzó organizándose como monopolio, y en todas partes tiende, hoy en día, a organizarse de manera comunista.
He aquí el porqué.
De entre todos los bienes materiales o inmateriales necesarios para el hombre, ninguno, con la posible excepción del trigo, es más indispensable y puede, en consecuencia, soportar una tasa de monopolio más alta.
Tampoco puede ningún bien caer con tanta facilidad en el monopolio.
¿Cuál es, en realidad, la situación de la persona que necesita seguridad? La debilidad. ¿Cuál es la situación de aquellos que se comprometen a proveerles la seguridad necesaria? La fuerza. Si fuese de otra forma, si los consumidores de seguridad fueran más fuertes que los productores, es evidente que prescindirían de su auxilio.
Pero, si los productores de seguridad son, en su origen, más fuertes que los consumidores, ¿no sería sencillo para aquellos imponer un régimen de monopolio a estos últimos? Por todas partes se ve que en el origen de las sociedades, las razas más fuertes y guerreras se atribuyen el gobierno exclusivo de las sociedades; por todas partes se ve a estas razas atribuirse, sobre una circunscripción más o menos extensa, en función de su número y de su fuerza, el monopolio de la seguridad.
Y puesto que este monopolio, por su propia naturaleza, es extraordinariamente rentable, vemos también por todas partes a las razas investidas con el monopolio de la seguridad librar luchas encarnizadas con el fin de aumentar la extensión de su mercado, el número de sus consumidores forzosos y, por lo tanto, la cuantía de sus beneficios.
La guerra ha sido la consecuencia necesaria e inevitable del establecimiento del monopolio de la seguridad.
Como otra consecuencia inevitable de lo anterior, este monopolio tenía que engendrar todos los demás.
Al examinar de cerca la situación de los monopolistas de la seguridad, los productores de otros bienes no podían dejar de reconocer que nada hay en el mundo más ventajoso que el monopolio. En consecuencia, debían quedar tentados por su parte de aumentar los beneficios de sus industrias a través de los mismos procedimientos. Pero, ¿qué les hacía falta para acaparar, en detrimento de los consumidores, el monopolio del bien que producían? Les hacía falta la fuerza. Ahora bien, no poseían esa fuerza, necesaria para reprimir la resistencia de los consumidores en cuestión. ¿Qué fue lo que hicieron? La tomaron prestada, a cambio de pagos, de quienes la poseían. Solicitaron, y obtuvieron, el privilegio exclusivo de ejercer su industria dentro de los límites de determinada circunscripción al precio de ciertas contraprestaciones.
Dado que la concesión de estos privilegios reportaba una buena suma de dinero a los productores de seguridad, muy pronto el mundo se cubrió de monopolios. El trabajo y el intercambio fueron estorbados y encadenados por todas partes y, como resultado, la situación de las masas permaneció en la mayor de las miserias.
Sin embargo, tras largos siglos de sufrimiento, a medida que la ilustración se fue extendiendo poco a poco por el mundo, las masas, a las que asfixiaba esa red de privilegios, comenzaron a reaccionar contra los privilegiados y a demandar la libertad, es decir, la supresión de los monopolios.
Se produjeron entonces numerosas negociaciones. ¿Qué pasó, por ejemplo, en Inglaterra? En un origen, la raza que gobernaba el país y que estaba organizada como asociación (la feudalidad), a la cabeza de la cual se encontraba un director hereditario (el rey) y un consejo de administración igualmente hereditario (la Cámara de los Lores), que fijaba el precio de la seguridad, sobre la que tenían el monopolio, a la tasa que les conviniese establecer. Entre los productores de seguridad y los consumidores no había ninguna negociación. Este era el régimen del despotismo. Pero, con el paso del tiempo, los consumidores, habiendo adquirido conciencia de su número y de su fuerza, se sublevaron contra el régimen de la pura arbitrariedad y lograron negociar con los productores el precio del bien. A este efecto, designaron a los delegados que se reunían en la Cámara de los Comunes para discutir la cuota de los impuestos, es decir, el precio de la seguridad. Así lograron estar menos oprimidos. Sin embargo, dado que los miembros de la Cámara de los Comunes eran nombrados bajo la influencia directa de los productores de seguridad, la negociación no era auténtica, y el precio del bien permanecía por encima de su valor natural. Un día, los consumidores explotados de esta forma se insurreccionaron contra los productores y los desposeyeron de su industria. Entonces emprendieron por su cuenta la gestión de esta industria y eligieron para este fin a un director de explotación asistido por un consejo. Así fue como el comunismo sustituyó al monopolio. Pero la fórmula no tuvo éxito y, veinte años más tarde, el primitivo monopolio fue reestablecido. Sólo que esta vez los monopolistas tuvieron lo suficiente el buen juicio de no restaurar el régimen del despotismo; aceptaron la libre negociación sobre el impuesto, poniendo no obstante el esmero de corromper sin cesar a los delegados de los partidos adversarios. Pusieron a disposición de estos delegados diversos cargos de la administración de seguridad y llegaron incluso al extremo de admitir a los más influyentes en el seno de su consejo superior. Y es seguro que nada pudo ser más hábil que una conducta como esta. Sin embargo, los consumidores de seguridad terminaron por darse cuenta de estos abusos y exigieron la reforma del Parlamento. Largo tiempo rechazada, la reforma fue al fin conquistada y, desde entonces, los consumidores han logrado un notable aligeramiento de sus cargas.
Asimismo, en Francia, el monopolio de la seguridad, después de haber experimentado frecuentes vicisitudes y sufrido modificaciones diversas, acaba de ser derrumbado por segunda vez. Como antaño ocurriera en Inglaterra, el monopolio, ejercido primero para el beneficio de una casta y luego en nombre de una cierta clase social, ha sido finalmente sustituido por la producción en común. La totalidad de los consumidores, considerados como accionistas, designaron para un cierto período a un cargo de director de la explotación y a una asamblea encargada de controlar los actos del director y de su administración.
Nos contentamos con realizar una simple observación acerca de este nuevo régimen.
Del mismo modo que el monopolio de la seguridad debía engendrar por lógica todos los demás monopolios, el comunismo de la seguridad debe lógicamente engendrar todos los demás comunismos.
En efecto, sólo una de las dos cosas puede ser cierta:
O bien la producción comunista es superior a la producción libre, o no lo es.
Si lo es, no lo es sólo para la seguridad, sino para todas las cosas.
Si no lo es, el progreso consistirá inevitablemente en reemplazarlo por la producción libre.
Comunismo total o libertad total, ¡he ahí la alternativa!
VII.
Pero, ¿puede concebirse que la producción de seguridad sea organizada de otra manera que como monopolio o de forma comunista? ¿Puede concebirse que sea dejada a la libre competencia?
A esta cuestión, los llamados escritores políticos responden de forma unánime: No.
¿Por qué? Nosotros lo diremos.
Porque esos autores, que se ocupan especialmente del gobierno, no entienden la sociedad; porque la consideran como una obra ficticia, y creen que es la misión del gobierno modificarla y rehacerla incesantemente.
Ahora bien, para modificar o rehacer la sociedad, es necesario estar provisto de una autoridad superior a aquella de los diferentes individuos de la que se compone.
Los gobiernos monopolistas afirman haber obtenido esa autoridad, que les otorga el derecho de modificar o de rehacer la sociedad a su antojo, y de disponer como bien les parezca de las personas y de las propiedades, de Dios mismo; los gobiernos comunistas, afirman haber obtenido esa misma autoridad de la razón humana, tal y como se manifiesta a través de la mayoría del pueblo soberano.
¿Pero, poseen verdaderamente los gobiernos monopolistas y los gobiernos comunistas esa autoridad superior e irresistible? ¿Tienen en realidad una autoridad superior a la que podrían tener los gobiernos libres? Esto es lo que importa examinar.
VIII.
Si fuese verdad que la sociedad no se encontrase organizada de forma natural; si fuese verdad que las leyes en virtud de las cuales se mueve tuvieran que ser incesantemente modificadas o rehechas, los legisladores precisarían por necesidad de una autoridad inmutable y sagrada. Como continuadores de la Providencia en la tierra, deberían ser respetados casi igual que Dios. ¿Si fuese de otro modo, no les sería imposible cumplir su misión? En efecto, uno no puede intervenir sobre los asuntos humanos, uno no puede tratar de dirigirlos y regularlos sin ofender diariamente a una multitud de intereses. A menos que los depositarios del poder sean considerados como pertenecientes a una esencia superior o encargados de una misión providencial, los intereses lesionados resistirán.
De ahí la ficción del derecho divino.
Esta ficción era con certeza la mejor que uno pueda imaginar. Si logras convencer al vulgo de que el mismo Dios ha elegido a ciertos hombres o a ciertas razas para conceder leyes a la sociedad y gobernarla, es evidente que nadie soñará siquiera con rebelarse contra aquellos elegidos por la Providencia, y todo lo que el gobierno haga, bien hecho estará. Un gobierno basado en el derecho divino es imperecedero.
Sólo con una condición: que se crea en el derecho divino.
En efecto, si uno se atreviese a pensar que los caudillos del pueblo no reciben directamente su inspiración de la Providencia, que obedecen a impulsos puramente humanos, el prestigio que les rodea desaparecería, y la resistencia a sus decisiones soberanas será irreversible, del mismo modo que se resiste a todo lo que viene del hombre a menos que su utilidad sea claramente demostrada.
También es curioso ver con qué esmero los teóricos del derecho divino se esfuerzan por establecer la sobrehumanidad de las razas en posesión del gobierno de los hombres.
Escuchemos, por ejemplo, a M. Joseph de Maistre:
"El hombre no puede hacer soberanos. Todo lo más, puede servir de instrumento para desposeer a un soberano y entregar su Estado a otro que ya sea príncipe. Por lo demás, jamás ha existido una familia soberana a la que se le pudiese identificar con un origen plebeyo. Si ese fenómeno sucediese, marcaría una nueva época en el mundo.
[...] Está escrito: Yo soy quien hace a los soberanos. Esta no es en absoluto una frase de iglesia, una metáfora de predicador; es la verdad literal, simple y palpable. Es una ley del mundo político. Dios hace a los reyes, al pie de la letra. Él prepara a las razas reales, él las madura en medio de una nube que esconde su origen. Luego aparecen coronadas de gloria y de honor; ocupan su lugar[2]."
De acuerdo con este sistema, que encarna la voluntad de la Providencia en ciertos hombres y que inviste a estos elegidos, a estos ungidos de una autoridad cuasi-divina, es evidente que los súbditos no tienen derecho alguno; deben someterse, sin examen, a los decretos de la autoridad soberana, como si se tratase de los decretos de la mismísima Providencia.
Decía Plutarco que el cuerpo es el instrumento del alma, y el alma es el instrumento de Dios. Según la escuela del derecho divino, Dios elige a ciertas almas y se sirve de ellas como herramientas para gobernar el mundo.
Seguramente nada podría quebrantar a un gobierno basado en el derecho divino si los hombres tuviesen fe en esta teoría.
Por desgracia, han dejado por completo de tener fe en ella.
¿Por qué?
Porque un buen día se atrevieron a indagar y a razonar, y al indagar y razonar descubrieron que sus gobernantes no les dirigían mejor de lo que ellos mismos, simples mortales sin comunicación con la Providencia, hubiesen podido hacerlo.
La libre disquisición ha desacreditado la ficción del derecho divino hasta el punto de que los súbditos de monarcas y aristócratas, sustentados sobre el derecho divino, no les obedecen más que en la medida en la que creen que tienen un interés en obedecerles.
¿Ha tenido la ficción comunista mejor fortuna?
De acuerdo con la teoría comunista, de la que Rousseau es su gran sacerdote, la autoridad no desciende desde arriba, sino que viene de abajo. El gobierno ya no la demanda a la Providencia, sino a los hombres reunidos, a la nación una, indivisible y soberana.
Esto es lo que asumen los comunistas, los partidarios de la soberanía del pueblo. Suponen que la razón humana tiene el poder de descubrir las mejores leyes y la más perfecta organización que conviene a la sociedad; y que, en la práctica, es como consecuencia del libre debate entre opiniones opuestas que estas leyes se descubren; que si no hay unanimidad, si tras el debate hay aún desacuerdo, la mayoría es quien tiene la razón, puesto que comprende un mayor número de individuos razonables (estos individuos son, por supuesto, considerados como iguales, pues de lo contrario el andamiaje se desploma); en consecuencia, afirman que las decisiones de la mayoría deben convertirse en ley, y que la minoría está obligada a someterse a ella, incluso si hiere sus convicciones más profundamente enraizadas o sus más preciados intereses.
Tal es la teoría; pero, en la práctica, ¿tiene la autoridad de las decisiones de la mayoría ese carácter irresistible y absoluto que se le supone? ¿Es respetada siempre, en todos los casos, por la minoría? ¿Puede eso ser así?
Citaremos un ejemplo.
Supongamos que el socialismo tenga éxito en propagarse por las clases obreras del campo, como ya se ha propagado por las clases obreras de las ciudades; que se encuentre, en consecuencia, en posición mayoritaria en el país, y que, aprovechando esta situación, envíe a la Asamblea legislativa una mayoría socialista y nombre un presidente socialista; supongamos que esta mayoría y este presidente, investidos de la autoridad soberana, decreten, tal y como ha demandado un célebre socialista, el establecimiento de un impuesto sobre los ricos de tres mil millones, con el fin de organizar el trabajo de los pobres. ¿Es probable que la minoría se someta de manera apacible a esta expoliación inicua y absurda, aunque legal y constitucional?
No, sin duda no vacilará en ignorar la autoridad de la mayoría y en defender su propiedad.
Así pues, bajo este régimen, como bajo el precedente, la gente sólo obedece a los depositarios de la autoridad en la medida en que cree tener algún interés en obedecerles.
Esto nos conduce a afirmar que el fundamento moral del principio de autoridad no es ni más sólido ni más amplio, bajo el régimen del monopolio o bajo el del comunismo, de lo que podría serlo bajo el régimen de la libertad.
IX.
Mas supongamos que los partidarios de una organización artificial, monopolistas o comunistas, tengan razón; que la sociedad no esté organizada de manera natural, y que a los hombres incumbe sin demora la tarea de hacer y deshacer las leyes que la rigen. Veamos en que lamentable situación se hallaría el mundo. Dado que la autoridad moral de los gobernantes no se apoya, en realidad, mas que en el propio interés de los gobernados, y dada la tendencia natural de éstos a resistir a todo lo que dañe su interés, hará falta que la autoridad no-reconocida recurra incesantemente a la fuerza física.
Por lo demás, monopolistas y comunistas han, comprendido perfectamente esta necesidad.
Si alguien intenta, dice M. De Maistre, sustraerse a la autoridad de los elegidos de Dios, que sea entregado al brazo secular y que el verdugo haga su trabajo.
Si alguien no reconoce la autoridad de los elegidos del pueblo, dicen los teóricos de la escuela de Rousseau, si se resiste a una decisión cualquiera de la mayoría, que sea castigado como un criminal para el pueblo soberano, que el patíbulo haga justicia.
Estas dos escuelas, que toman como punto de partida una organización artificial, conducen necesariamente a un mismo término: al TERROR.
X.
Permítasenos formular ahora una simple hipótesis.
Supongamos una sociedad naciente: los hombres que la componen se ponen a trabajar y a intercambiar los frutos de su trabajo. Un instinto natural revela a estos hombres que su persona, la tierra que ocupan y cultivan, así como los frutos de su trabajo, son sus propiedades, y que nadie, a excepción de ellos mismos, tiene derecho a disponer de ella o a tocarla. Ese instinto no es hipotético, existe. Pero al ser el hombre una criatura imperfecta, sucede que ese sentimiento de derecho de cada uno sobre su persona o sobre sus bienes no se encuentra en un mismo grado en todas las almas, y que ciertos individuos atentan, por medio de la violencia o del fraude, contra personas o contra las propiedades de otros.
De ahí la necesidad de una industria que prevenga o reprima estas agresiones abusivas de la fuerza y del fraude.
Supongamos ahora que un hombre o una asociación de hombres vengan y digan:
Yo me encargo, a cambio de una retribución, de prevenir o de reprimir los atentados contra las personas y las propiedades.
Así pues, aquellos que quieran ponerse al abrigo de toda agresión contra su persona o contra su propiedad, que se dirijan a mí.
¿Qué harán los consumidores antes de cerrar un trato con ese productor de seguridad?
En primer lugar, indagarán si es lo bastante poderoso como para protegerles.
En segundo lugar, si ofrece las garantías morales tales que no pueda temer de su parte una agresión como las que se encarga de reprimir.
En tercer lugar, si ningún otro productor de seguridad que presentando iguales garantías, esté dispuesto a proveerles de este producto en mejores condiciones.
Esas condiciones serán de diversos tipos.
Para estar en situación de garantizar a los consumidores plena seguridad para sus personas y sus propiedades y, en caso de daño, de distribuirles una prima proporcional a la pérdida sufrida, será en efecto necesario:
1º Que el productor establezca ciertas penas contra los ofensores de personas y los usurpadores de la propiedad, y que los consumidores acepten someterse a esas penas, en caso de que ellos mismos cometan alguna infracción contra las personas o contra la propiedad;
2º Que, con el objeto de facilitar el descubrimiento de los autores de los delitos, imponga a los consumidores ciertas normas molestas;
3º Que perciba con regularidad una prima para cubrir sus gastos de producción así como el beneficio natural de su industria. Esa prima será variable según las circunstancias de los consumidores, las ocupaciones particulares que desempeñen, y la extensión, el valor y la naturaleza de sus propiedades.
Si estas condiciones, necesarias para el desempeño de esta industria, convienen a los consumidores, el negocio se llevará a cabo; en caso contrario, los consumidores renunciarán a la seguridad, o se dirigirán a otro productor.
Ahora bien, si se considera la particular naturaleza de la industria de la seguridad, se advertirá que los productores estarán obligados a restringir su clientela a ciertas circunscripciones territoriales. Es evidente que no serían capaces de cubrir sus costes si se les ocurriese mantener servicio de policía en localidades donde no contasen mas que con unos pocos clientes. Su clientela se agrupará, como sería de esperar, en torno a la sede de su industria. A pesar de todo, no podrán abusar de esta situación para prescribir la ley a los consumidores. En efecto, en caso de un aumento abusivo del precio de la seguridad, éstos siempre tendrán la facultad de conceder su clientela a un nuevo empresario o a un empresario vecino.
De esta facultad que tiene el consumidor de comprar la seguridad allí donde bien le parezca, nace una constante emulación entre todos los productores, esforzándose cada uno por aumentar o por mantener su clientela a través del incentivo de un buen precio o de una mejor, más rápida, y más completa justicia[3].
Si, por el contrario, el consumidor no es libre de comprar la seguridad donde bien le parezca, enseguida verán como se da rienda suelta a la arbitrariedad y a la mala gestión. La justicia deviene cara y lenta, la policía vejatoria, la libertad individual deja de ser respetada y el precio de la seguridad es abusivamente exagerado e impuesto con desigualdad de acuerdo con la fuerza o la influencia de que disponga esta o de aquella clase de consumidores, las aseguradoras emprenden una lucha encarnizada por arrebatarse mutuamente los consumidores; en una palabra, aparecen en fila todos los abusos inherentes al monopolio y al comunismo.
Bajo el régimen de la libre competencia, la guerra entre los productores de seguridad deja por completo de tener razón de ser. ¿Por qué se harían la guerra? ¿Para conquistar los consumidores? Pero los consumidores no se dejarían conquistar. Sin duda, se guardarían de hacer asegurar sus personas y sus propiedades por los hombres que hubiesen atentado sin escrúpulos contra personas o contra propiedades de sus competidores. Si un vencedor audaz quisiera imponerles la ley, pedirían de inmediato ayuda a todos los consumidores libres, amenazados como ellos por esa agresión, y se ocuparían de hacer justicia. Del mismo modo que la guerra es la consecuencia natural del monopolio, la paz es la consecuencia natural de la libertad.
Bajo un régimen de libertad, la organización natural de la industria de la seguridad no se diferenciaría de aquella de las otras industrias. En los cantones pequeños, un solo empresario podría ser suficiente. Ese empresario legaría su industria a su hijo o la traspasaría a otro empresario. En los cantones extensos, una compañía reuniría por si misma suficientes recursos como para ejercer de manera conveniente esa importante y difícil industria. Bien dirigida, esta compañía podría perpetuarse fácilmente, y la seguridad se perpetuaría con ella. En la industria de la seguridad, así como en la mayor parte de las demás ramas de la producción, este último modo de organización terminará probablemente por sustituir al primero.
Por un lado esto sería la monarquía, por el otro la república; pero una monarquía sin monopolio y una república sin comunismo.
Por cualquiera de los dos lados sería una autoridad aceptada y respetada en nombre de la utilidad, y no la autoridad impuesta por el terror.
Que tal hipótesis pueda llegar a realizarse, será sin duda una cuestión que se disputará. Pero, aun a riesgo de ser calificado de utópico, afirmaremos que esto no es discutible, y que un atento examen de los hechos resolverá más y más a favor de la libertad el problema del gobierno, del mismo modo que ocurre con todos los demás problemas económicos. Por lo que a nosotros concierne, estamos totalmente convencidos de que un día se establecerán asociaciones para reclamar la libertad de gobierno como han sido establecidas para reclamar la libertad de comercio.
Y no vacilaremos en añadir que, después de que este último progreso haya sido llevado a cabo, y todo obstáculo artificial a la libre acción de las leyes naturales que rigen el mundo económico haya desaparecido, la situación de los diferentes miembros de la sociedad devendrá la mejor posible.

sábado, 11 de octubre de 2008

El resultado de la educación estatista.

Estas son algunas respuestas de alumnos a preguntas hechas en los examenes de distintas materias de la Universidad Católica de Mendoza - Argentina .
Los comentarios en amarillo son de los profesores que comenzaron a enviarse mutuamente las respuestas.

RESPUESTAS DE EXAMENES

Mencione a Los cuatro Evangelistas: Los cuatro evangelistas eran 3: San Pedro Y San Pablo. Leo y releo, y no entiendo cuál es el tercero -y último- de los 4...

como se da la Formación de las cordilleras: Las montanas no se forman en uno o Dos dias, tardan mucho tiempo en formarse. Si ¿Semanas, tal vez?

¿Qué es la atmósfera?: La atmosfera es el sitio donde se encuentran los procesos atmosfericos como las nubes. En esta parte se producen los rayos sismicos, que son aquellos que producen los terremotos y el temblamiento de tierra. Sin palabras

¿Cuales son los Movimientos del corazón?: De rotacion alrededor de si mismo y de traslación alrededor del cuerpo. Debe estar estrangulandote la aorta, lo que le impide pensar pedazo de idiota!

dé la definición de Círculo: Es una linea pegada por los dos extremos formando un redondel. Yo no podría definirlo mejor...¡¡animal !!

Averiguar si el número 2639 es un número primo: Para mi que este numero es primo porque no hay ningun numero que dividido por este numero que es 2639 nos de exacto. Si usted ve que esta mal lo corrija. Me encantó la puesta en juego de la subjetividad para esta respuesta! ' Para mí que... ' Total, el error matemático puede cometerlo cualquiera.Y que el profe lo corrija.

Mencione en que consiste la Primera ley de Mendel: Mendel era un hombre que durante toda su vida se dedico al cruce de las plantas. De sus experiencias hizo un libro pero lo publican en una encuadernacion mala y la gente no se entero Despues de Mendel dos personas descubrieron lo mismo que el sin saberlo y vieron que habian perdido el tiempo inutilmente. Qué boludo!!! los dos tipos que vienieron después de Mendel, no? Descubriendo el agua tibia...A propósito, ¿Quién es Mendel?

¿Cuales son las Etapas más importantes en la evolución del hombre?: Sobre el año 570 se cree en la primera aparicion del Homo sapiens. A partirdel 570 y hasta el 1200 el Homohabilis. A partir del 1200 y hasta aproximadamente el 1700 el Homohabilis y despues, hombres normales. No me puedo parar de reir...

¿Que significa El anarquismo? Es una ideologia racional y astringente. ¿Será buena para la limpieza del cutis?

Quien fue Marco Polo : Fue un descubridor cartagines que pretendia descubrir America ; que lo consiguio. Marco Polo: un pionero. Colón: como los 2 huevones posteriores a Mendel.

Que son los Acueductos: Eran para transportar el agua de un extremo a otro en vez de ir cargando con los cubos. Esta es la más racional de todas.

Quienes eran considerados marginados: Viven en la calle, no tienen dinero y no poseen privilegios como es ovio . Sí, muy ' ovio ' !!!
Quienes eran de La nobleza: No podian ser de ella si no tenian sangre y no eran de familia de ese grupo. Sin palabras II

Cuales eran las posesiones de una persona de la nobleza: En las tierras del noble se ubicaba la casa del señor, el molino, la tostadora del pan, etc... Le faltó el horno de microondas, la batidora, la magiclic, la multiprocesadora y el abrelatas imbecil!!!...

Literatura- Medir el segundo verso escrito en la pizarra: Unos 75 centimetros Sin palabras III

Mencione las partes del Esqueleto de la pantorrilla: Esta formado por el hueso mas largo del cuerpo, que es el fémur que va desde el omoplato hasta la rotula. Si te patea, te mata el cabròn!!!

El cerebro: Las ideas, despues de hablar se van al cerebro. ¡Ojalá!

Aves prensoras: Son las aves que viven en las ' prensas ' , sitios donde hay mucho agua. Tienen bonitos coloridos, como el cuervo. Maravilloso!! Debe estar pensando en los colores de San Lorenzo ...

Como se hace la Depuración del agua: Se hace por los rayos ultraviolentos. ¿Vieron que la violencia está en todas partes?

Movimientos del corazón: El corazon siempre esta en movimiento, solo esta parado en los cadaveres. Bueno.. éste no estaría del todo mal. Al lado de los otros...

Como respiran los Anfibios: La rana tiene una hendidura cloacal, por la cual lanza el tipico sonido ' cloac, cloac ' . ¡Insuperable!, casi mágico...

Ejemplo de parásito interno: Las visceras. Si, que a través del fémur te llegan al cerebro, jua, jua...

Productos volcánicos: Las bombas atomicas. Sin palabras IV

¿Que es reciclar?: Poner el simbolo de las flechitas en los embases de gaseosa. Esta es la juventud!!!!...
Las algas: Son animales verdes con caracteres de vegetales. Otro para aprobarlo, al lado de los demás...

Mencione algunos Antibióticos: El alcohol, el algodon y agua oxigenada. Si, y las curitas vendrían siendo by-pass removible... atolondrado!

Que son los Glaciares: Pueden ser por erosion y por defuncion. O por opción..

Para su estudio en cuantas partes de divide la Naturaleza: ' na ' ' tu ' ' ra ' y ' leza ' .Tu, Ma, dre

Moisés y los israelitas: Los israelitas en el desierto se alimentaban de patriarcas. .El comentario del colega lo borré, era medio antisemita (Hugo)

En que consiste La soberbia: Es un apetito desordenado de comer y beber, que se corrige practicando la lujuria. Si, y la ceguera se corrige sacándote las córneas...

Geografía- ¿Qué rio pasa por Viena? El Vesubio Azul. Sin palabras V

Fases de la luna: Luna llena, luna nueva y menos cuarto. Este atrasa...(Noooo, un poquito )

Geografía- como son los Afluentes del Duero por la margen derecha?:Son los mismos que por la izquierda. No está mal... ¿No son ambidiestros?

¿Que es la Fe?: Es lo que nos da Dios para poder entender a los curas. Y para seguir dando clases!!!!

Define al hombre primitivo: Se vestia de pieles y se refugiaba en las tabernas. Otro que no podés parar de reirte...

Mencione uno de los métodos de control natal: Los antipreventivos. como los que uso tu padre...

¿Quien es Simón Bolivar?: El Principe de Bolivia. y hugo chavez el rey de Venezuela no????...

Mencione cual es la capital de Guatemala: Guadalajara . y Buenos Aires esta en california no??...

Que es la Trigonometría?: Aparato que se usa para medir los trigonometros. Ostia !!!!!!!!!!...

Que diferencia existe entre los Obviparos y los Viviparos?: ' obvi ' y ' Vivi ' . Repro y bado...

miércoles, 8 de octubre de 2008

Haga Patria: vote por Don Tiburcio

Y le prometo que ya no voy a putear tanto en los blogs.

Premios Bitácoras Categoria Revelación




PD: no se olvide de votar a mi otra casa Adios al Estado tampoco se olvide de votar por El Lineman, Aplacetoreturn, No Me Parece, BlogBis y por supuesto Todos Gronchos.

domingo, 5 de octubre de 2008

VIVIR SIN IMPUESTOS


Mientras liberales de todas las corrientes luchan por difundir sus ideas, enfrentando niveles de incomprensión y hostilidad propios de edades oscuras,
Donald Kirchinger pone manos a la obra. Tanto Intelectual como espiritualmente ubicado en las antípodas de la militancia política, este hombre no pretende convencer a nadie; a su juicio, las buenas ideas deben poder defenderse solas.
.
¿Pero qué propone Donald? En pocas palabras, adquirir un territorio y ofrecer a los colonos nada menos que un medio libre de coacción donde ejercer plenamente su autonomía. Dice haber hallado el modo de organizar los incentivos que propulsarán semejante proyecto, sorteando los inconvenientes que llevaron al fracaso a otros emprendedores del mismo ramo (especialmente debidos a errores en el enfoque financiero).
.

La visión de este peculiar teórico (fue granjero, obrero y simultáneamente corredor de bolsa y camionero) no se sustenta en la fe ni en las buenas intenciones, sino en los buenos negocios. ¿Será un mero espejismo – concebido por la imaginación febril de un impaciente utopista –… o estamos frente al verdadero atajo hacia el anarcocapitalismo?
.



Recuerden la máxima de Schopenhauer: “Toda verdad pasa por tres etapas: primero es ridiculizada; segundo, sufre una oposición violenta; y tercero, es aceptada como autoevidente”.
.
Para no extender excesivamente la entrada, nos hemos tomado algunas licencias en la traducción de este fragmento de su libro “
Government Without Taxes”, que por supuesto no alteran lo esencial (nuestra única objeción: ¿cabe seguir llamando “gobierno” a este tipo de empresa?):

.
. Donald Kirchinger
.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Me gustaría vivir sin impuestos ni regulaciones arbitrarias; si a usted también, considere por favor esta idea de un nuevo tipo de gobierno. Se basa en tres premisas fundamentales:
.
1) La soberanía es una propiedad intangible de los bienes raíces.
.
2) La conservación del orden cívico en un área geográfica determinada genera un aumento del valor de las propiedades en ese espacio.
.
3) Todo esfuerzo humano tendiente a crear valor para terceros puede ser organizado como actividad con fines de lucro.
.
Si está usted de acuerdo con las tres premisas planteadas, el resto es fácil.
.

La soberanía es la clave. Si coincidimos en que la soberanía es una forma de propiedad, entonces podemos crear un tipo de gobierno sin precedentes en el mundo, que sea de propiedad privada, cien por ciento capitalista (tan avanzado respecto a los gobiernos conocidos como las formas de vida superiores respecto a las bacterias unicelulares), gestionado con miras a proporcionar dividendos. No será un gobierno financiado por medio de impuestos sino que obtendrá sus ingresos como cualquier otro negocio, creando valor para sus clientes; jamás iniciará el uso de la fuerza, pues al hacerlo atentaría contra sí mismo. Será un gobierno digno de un país verdadera y totalmente libre y civilizado.
.
Si un grupo de inversores reúne una cierta cantidad de dinero, forma una compañía y compra unas cuantas hectáreas de territorio soberano (a un país que necesite ese dinero más de lo que necesita el territorio deshabitado en cuestión), podría luego arrendar la soberanía para generar un ingreso. ¿Y cómo promoverá el aumento del valor de la propiedad?: estableciendo y manteniendo un contexto de auténtico libre mercado, en el cual se defiendan celosamente la propiedad privada y los contratos voluntarios. En tanto la compañía mantenga los costos operacionales por debajo de los ingresos, obtendrá un beneficio del cual surgirán los dividendos para pagar a los inversores. Si la compañía es capaz de retener consistentemente una parte de las ganancias, tendrá la posibilidad de adquirir más territorio en años subsiguientes a fin de impulsar el crecimiento del negocio.

miércoles, 1 de octubre de 2008

3 mitos criollos sobre el Liberalismo


Siguiendo la tónica del artículo de Murray Rothbard que pubiqué acá y sin la intención de emular al Maestro (lo cual sería una falta de respeto), me propongo echar luz sobre algunos mitos criollos sobre el liberalismo, por que he visto que entre muchos creyentes de la izquierda vernácula hay una gran confusión sobre este tema.

Mito #1: El gobierno de facto 1976-83 inauguró las politicas "neoliberales" en la Argentina, fue un gobierno títere del imperialismo y Martinez de Hoz fue un economista liberal ortodoxo.

Nada más falso
, de hecho el gobierno militar tuvo un sesgo fuertemente estatista-dirigista. En primer lugar no hubo ni una sola privatización es más, se estatizaron empresas como Austral y la Italo, además de estatizar la deuda privada.
Durante la gestión de Martinez de Hoz (el supuesto "liberal otodoxo") el país se endeudó en 20.000 millones de dólares para financiar estatismo a través de YPF, subsidios a exportaciones, Mercado Central, ente binacional Yaciretá, Polo Petroquímico Bahía Blanca, Altos Hornos de Zapla, YCF etc.
Se mantuvo sobrevaluada la moneda de manera artificial, hubo controles de precios y altísimo déficit fiscal.
Se iniciaron obras públicas faraónicas: estadios de fútbol, autopistas, un parque de diversiones del estado (!) y el Mundial ‘78 (un festival de corrupción y sobreprecios).
Con respecto a la acusacion de "titeres del imperialismo" la guerra emprendida contra un miembro de la OTAN y principal aliado de EEUU echa por tierra esa teoría, además de la excelente relación de las Juntas con los gobiernos de Cuba y de la URSS.

Mito #2: El liberalismo argentino fue cómplice del genocidio de los 30000 desaparecidos.

Este mito parte de una falacia siniestra, la de la descarada exageración malintencionada del número de caídos pertenecientes a las fuerzas subvesivas y adherentes a éstas, Nicolás Marquez en su libro "La otra Parte de la Verdad" demuele minuciosamente esta falacia.
Como se trató de una guerra civil donde un bando financiado por estados extrangeros pretendió subvertir el orden constitucional de un gobierno democrático, este mismo gobierno (Martínez de Perón) implementó un plan drástico para conjurar esa agresión y le encargó esta tarea a las FFAA que ante el clamor popular y ante el desgobierno de la Presidente Martínez de Perón, finalmente tomaron el poder en marzo del '76 y finalizaron su tarea antisubversiva para 1978, pero cometieron el error de querer perpetuarse en el poder y al igual que prácticamente todos los gobiernos anteriores, civiles y militares, implementaron la censura y la conculcación de derechos individuales. Como dijimos, se trató de una guerra y, como en toda guerra, se cometieron excesos que los liberales por supuesto repudiamos, pero de ahí a esgrimir la falacia de que hubo un "genocidio," que hubo un "plan sistemático" de robo de bebés y que "se exterminó a una generación entera de jóvenes idealistas" hay un largo trecho.

Mito #3: El saldo negativo que dejó la década del '90 demostró el fracaso de las políticas neoliberales.

Ciertamente durante los gobiernos del Doctor Menem (sobre todo el primero) se implementaron reformas liberales como privatizaciones, desregulaciones, y apertura de los mercados, algo asombroso viniendo de una administración justicialista, pero el saldo de esa década lejos está de ser negativo, de hecho el poder adquisitivo era increíblemente superior al actual, los servicios funcionaban, se había recuperdo el crédito y el ahorro, se derrotó el gran flagelo de la inflación y jamás en la historia argentina se disfrutó de tanta libertad como en aquella década actualmente denostada, por supuesto que se podrían haber hecho las cosas mejor, como por ejemplo más transparencia en los procesos de privatización y menos gasto público, pero recordemos ¡Era un gobierno peronista! demasiado hizo, muchos liberales por puritanos no acompañamos ese proceso y cuando se deja un lugar vacante lo ocupa otro y desgaciadamente esos lugares fueron ocupados por la gente equivocada.

Es notable la confusion que existe sobre lo que es realmente el liberalismo, la religión estatista que se ha apropiado de la educación se ha empeñado en eternizar estas mentiras marxistas, desde este humilde espacio haremos lo posible para revertir esta situación.

M.E.B

domingo, 28 de septiembre de 2008

Carta abierta al Embajador de los Estados Unidos en Argentina

Carta escrita por José Benegas, para adherir, copiar y pegar en un mail a la casilla que figura en la carta y poniendo Adhiero a la carta abajo transcripta o algo por el estilo.
----------------------------------------------------------------------------------------------------


Señor Embajador de los Estados Unidos en la Argentina

Earl Anthony Wayne
bns-publicopinion@state.gov
S/D
Me dirijo a usted como consecuencia de la noticia publicada por el diario La Nación en el día de la fecha que señala que un ciudadano argentino protestó ante el Subsecretario de Estado para América Latina Thomas Shannon por el tratamiento por parte del Poder Judicial de su país de la investigación que lleva a cabo en la ciudad de Miami por las presuntas actividades de agentes del gobierno venezolano en esa ciudad para encubrir el origen y destino de una importante cantidad de dinero transportada ilegalmente en un vuelo contratado por una empresa estatal argentina el 4 de agosto de 2007. Me refiero al caso conocido como el escándalo de la valija y el ciudadano que expresó la queja ante el señor Subsecretario es el señor Néstor Kirchner, marido de la presidente de la nación.
En tal sentido quiero solicitarle que haga llegar al subsecretario Shannon, mi agradecimiento como argentino por las revelaciones que surgen todos los días de tal investigación que significan para nosotros y para la legalidad local un aporte gratuito al conocimiento de los hechos que por desgracia no podemos obtener de la actividad de nuestra propia justicia debido a las complicidades que esta tiene con el poder de turno. Tenga en cuenta embajador que en una situación normal el señor Kirchner debiera ser citado de inmediato por la justicia local para explicar la razón de su queja y ser obligado a aportar los datos que tenga para expresarse como lo hizo ante el señor Subsecretario de Estado. Notará usted que eso no va a ocurrir.
El señor Kirchner no posee representación alguna de mi país, no ejerce ningún cargo ni mandato. Su calidad de esposo de la presidente no incluye el derecho de hablar en nombre del estado argentino y además se encuentra involucrado en la investigación en cuestión. Mi pedido se basa en el artículo 16 de la Constitución Nacional, que expresamente dice:
La Nación Argentina no admite prerrogativas de sangre, ni de nacimiento: no hay en ella fueros personales ni títulos de nobleza. Todos sus habitantes son iguales ante la ley…
Por tal motivo si el señor Shannon recibió al señor Kirchner para tal propósito, es que solicito que me haga el mismo honor haciéndole llegar esta carta.
En la Argentina no rige una monarquía ni el país forma parte del patrimonio de ningún matrimonio, sino que se trata de una República y los ciudadanos argentinos esperamos que los gobiernos extranjeros tengan en cuenta eso para entender quién puede hablar por nosotros. El presidente de la nación tiene prohibido inmiscuirse en causas judiciales, mal podría protestar por intermedio de personas carentes de función pública por una causa tramitada ante tribunales extranjeros, mucho menos si se encuentra alcanzado por los hechos y el damnificado es el país que representa.
Cordiales saludos,
José Benegas
Ciudadano argentino

viernes, 26 de septiembre de 2008

Trastorno de déficit de atención e hiperactividad

No teman, la psiquiatría tiene la solución: en primer lugar, rebautizar el problema (hablar de mala conducta ya es anticuado y poco científico). Inventada la nueva "enfermedad", se procede a envenenar legalmente a los niños díscolos hasta que deponen su actitud.
Una vez más, la varita mágica del psiquiatra convierte la estigmatización en diagnóstico y el abuso en tratamiento.

(Dedicado al compañero FZeroX)