martes, 1 de julio de 2008

Recordando el fin del tirano.

Hoy se cumplen 34 años de la desaparición física del peor presidente de la historia argentina Juan Perón, sus ingominiosos gobiernos confirmaron el rumbo de decadencia que había iniciado el populista Yrigoyen y que luego continuaron los golpistas que lo depusieron allá por 1930, Perón destruyó las instituciones y creó un sistema de estado hipertrofiado y clientelista que aún hoy sufrimos. La expoliación del campo para subsidiar y mantener a empresarios industriales prebendarios no es nada nuevo, es un invento de Perón que hoy vuelve a estar de moda, sus dos primeros gobiernos fueron de neto corte fascista, hubo persecuciones, presos políticos, torturas y asesinatos, además de un fenomenal despilfarro del dinero de los contribuyentes para crear una nueva clase social: la de los "descamisados" estado-dependientes y adictos al PJ, un voto cautivo que aún hoy decide elecciones. Cerró medios de comunicación independientes como el diario La Prensa y persiguió periodistas, hizo un culto de la personalidad llegando incluso a cambiar el nombre de dos provincias por el suyo y el de su esposa. Fue el responsable del establecimiento de una verdadera mafia sindical a través de la CGT que siempre fue un órgano más del partido negándole la personería gremial a otras organizaciones sindicales.
El golpe de estado que lo derrocó en 1955 apoyado por gran parte de la población no cambió las cuestiones de fondo del peronismo y las dejó intactas (en algunos casos las empeoró) y cometió el grave error de proscribir al PJ convirtiendo al tirano prófugo en una víctima, desde el exilio Perón pergreñó la formación de bandas armadas terroristas que asolarían la Patria como Montoneros y los utilizó para asesinar a sus opositores internos como Vandor y Rucci, una vez de vuelta en la Argentina se deshizo de ellos echándolos de Plaza de Mayo, al mismo tiempo su siniestro ladero el nefasto López Rega creó la triple A que se dedicó a asesinar izquierdistas inaugurando un período sangriento del país. Fue el mismísimo Perón quien inauguro las tácticas de represión que después serían conocidas cómo terrorismo de estado sumiendo al país en una guerra civil sin precedentes, luego de su muerte dejó al país en manos de su tercera esposa, una cabaretera, y del siniestro López Rega, con los resultados que todos conocemos.

3 comentarios:

Bruno dijo...

dos cositas:

1· Irigoyen era socialista. A no ser que hablen de don Hipólito.

2· La Pampa no existía hasta que llegö Perön.

3· Por más que duela, hay que reconocer que si alguno de nosotros, que disponemos de diversas comodidades, cayéramos en desgracia y no pudieramos bancar nuestras costumbres, quisiéramos vivir en 1950, con hospitales y escuelas como la gente.



prometi 2 y dije 3, es que no me da, por eso soy peroncho

Saludos.

MarcosKtulu dijo...

Perón alentó primero el terrorismo y después el terrorismo de estado. Todo mal e incompleto hizo, porque a su muerte quedaron ambos en ebullición.
Tampoco dejó un sucesor que estuviera a la altura de las circunstancias...

Martín Benegas dijo...

Bruno
1) tenés razon es Yrigoyen con Y, lo escribí a las apuradas y enceguecido por la ira jaja, ahora lo corrijo.

2) Ni así se justifica que le pongan el nombre del presidente en ejercicio, el Chaco si existía no?

3)Justamente ese es el problema, que la gente está acostumbrada a necesitar que el estado le resuelva sus problemas, son estatólatras, necesitan al estado, lo que vos y la mayoría de la gente aún no comprende es que la salud y la educación públicas no son necesarias y si fueran privadas serían mucho más eficientes y sin dejar afuera a nadie subsidiando a los pobres de acuerdo a sus verdaderas necesidades a traves de vouchers que pueden usar en hospitales o escuelas privadas, por último ¿te parecen escuelas como la gente unas donde te enseñan a escribir "mi mamá me mima, Evita me ama"? y donde te obligaban a leer la basofia de La Razón de Mi Vida?