domingo, 5 de octubre de 2008

VIVIR SIN IMPUESTOS


Mientras liberales de todas las corrientes luchan por difundir sus ideas, enfrentando niveles de incomprensión y hostilidad propios de edades oscuras,
Donald Kirchinger pone manos a la obra. Tanto Intelectual como espiritualmente ubicado en las antípodas de la militancia política, este hombre no pretende convencer a nadie; a su juicio, las buenas ideas deben poder defenderse solas.
.
¿Pero qué propone Donald? En pocas palabras, adquirir un territorio y ofrecer a los colonos nada menos que un medio libre de coacción donde ejercer plenamente su autonomía. Dice haber hallado el modo de organizar los incentivos que propulsarán semejante proyecto, sorteando los inconvenientes que llevaron al fracaso a otros emprendedores del mismo ramo (especialmente debidos a errores en el enfoque financiero).
.

La visión de este peculiar teórico (fue granjero, obrero y simultáneamente corredor de bolsa y camionero) no se sustenta en la fe ni en las buenas intenciones, sino en los buenos negocios. ¿Será un mero espejismo – concebido por la imaginación febril de un impaciente utopista –… o estamos frente al verdadero atajo hacia el anarcocapitalismo?
.



Recuerden la máxima de Schopenhauer: “Toda verdad pasa por tres etapas: primero es ridiculizada; segundo, sufre una oposición violenta; y tercero, es aceptada como autoevidente”.
.
Para no extender excesivamente la entrada, nos hemos tomado algunas licencias en la traducción de este fragmento de su libro “
Government Without Taxes”, que por supuesto no alteran lo esencial (nuestra única objeción: ¿cabe seguir llamando “gobierno” a este tipo de empresa?):

.
. Donald Kirchinger
.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Me gustaría vivir sin impuestos ni regulaciones arbitrarias; si a usted también, considere por favor esta idea de un nuevo tipo de gobierno. Se basa en tres premisas fundamentales:
.
1) La soberanía es una propiedad intangible de los bienes raíces.
.
2) La conservación del orden cívico en un área geográfica determinada genera un aumento del valor de las propiedades en ese espacio.
.
3) Todo esfuerzo humano tendiente a crear valor para terceros puede ser organizado como actividad con fines de lucro.
.
Si está usted de acuerdo con las tres premisas planteadas, el resto es fácil.
.

La soberanía es la clave. Si coincidimos en que la soberanía es una forma de propiedad, entonces podemos crear un tipo de gobierno sin precedentes en el mundo, que sea de propiedad privada, cien por ciento capitalista (tan avanzado respecto a los gobiernos conocidos como las formas de vida superiores respecto a las bacterias unicelulares), gestionado con miras a proporcionar dividendos. No será un gobierno financiado por medio de impuestos sino que obtendrá sus ingresos como cualquier otro negocio, creando valor para sus clientes; jamás iniciará el uso de la fuerza, pues al hacerlo atentaría contra sí mismo. Será un gobierno digno de un país verdadera y totalmente libre y civilizado.
.
Si un grupo de inversores reúne una cierta cantidad de dinero, forma una compañía y compra unas cuantas hectáreas de territorio soberano (a un país que necesite ese dinero más de lo que necesita el territorio deshabitado en cuestión), podría luego arrendar la soberanía para generar un ingreso. ¿Y cómo promoverá el aumento del valor de la propiedad?: estableciendo y manteniendo un contexto de auténtico libre mercado, en el cual se defiendan celosamente la propiedad privada y los contratos voluntarios. En tanto la compañía mantenga los costos operacionales por debajo de los ingresos, obtendrá un beneficio del cual surgirán los dividendos para pagar a los inversores. Si la compañía es capaz de retener consistentemente una parte de las ganancias, tendrá la posibilidad de adquirir más territorio en años subsiguientes a fin de impulsar el crecimiento del negocio.

8 comentarios:

free penny stock pick dijo...

very clever.

peter penny stock dijo...

ok. I found an information here that i want to look for.

undervalued stocks dijo...

i think you add more info about it.

trade penny stocks dijo...

well its nice to know that you have great hits here.

Martín Benegas dijo...

Muy interesante! lástima que aquí plantear es una herejía ¿un país manejado como una empresa? cruz diablo! ¿libre mercado? satanás!

Doble Doble V dijo...

La idea me parece fantastica, realmente revolucionaria.
Lo que sí me preocupa es la naturaleza monopólica de la empresa-gobierno.
En un caso así, no terminaríamos armando nuevamente una sociedad en base a la fe en la buena voluntad (en este caso de la empresa-gobierno)?
Uds q leyeron el libro, seguramente sabrán contestarme.

Mariana y Marcelo dijo...

Doble doble v: compartimos el entusiasmo por la idea.
Buena pregunta la tuya. Estrictamente no se trataría de un monopolio, en tanto los potenciales clientes tendrían la opción de involucrarse como inversores, y eventualmente de contratar a otra empresa-gobierno (asumiendo el éxito de la primera). Pero aún si la consideramos un monopolio, sería uno particularmente interesado en la buena administración, a semejanza de los pequeños principados ricos, cuyos gobiernos deben respetar la propiedad privada y el libre comercio por una simple cuestión de supervivencia. En tales circunstancias, bajar los costos beneficia tanto al cliente-ciudadano como a la empresa-gobierno. El tiempo dirá si esta última, en virtud de la lógica puesta en marcha, se verá forzada a especializarse y a admitir niveles crecientes de competencia en todos los órdenes.

Mariana y Marcelo dijo...

En el modelo que plantea Kirchinger, todo lo que deteriora el valor de la propiedad no es negocio para la empresa-gobierno.