jueves, 9 de julio de 2009

9 de Julio


Feliz día de la Independencia, recomiendo leer este gran post de Bugman.

3 comentarios:

Leandro Fleischer dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Leandro Fleischer dijo...

Muy bueno la verdad. Yo sólo tuve un problema con la Argentina, pues para mí, un país lo hacen sus habitantes y, por lo tanto, antes de irme para Israel, estaba muy enojado con Argentina. No me sentía argentino. Parecía que venía de otro planeta cuando veía tanta ignorancia en todos lados. Y era la misma ignorancia, eran todos iguales, todos decían lo mismo, me sentía un ser humano entre robots o quizás un robot entre seres humanos. Tanto odio a enemigos externos o internos, pero siempre los mismos. Elegidos como chivos expiatorios para no hacernos responsables de nosotros mismos. Me había cansado de querer hacerlos entender eso. Sólo recibía insultos o, incluso, se burlaban de mis argumentos, pues no tenían ganas de lidiar con ello, porque era distinto. Es como si hoy vengan a decirme que, en realidad, yo soy un perro. Me reiría, me enojaría, me pondría nervioso. Y la comparación no es exajerada. Todos vivían en una burbuja, repitiendo lo mismo, lo que diversos gobiernos y la prensa dictaban. Pinchar la burbuja era como decir que yo soy un perro para ellos.
No me sentía argentino, ya me daba hasta asco. Quería abrirme de tanta ignorancia, no veía solución a la vista, seguiría siendo un robot entre seres humanos o un ser humano entre robots.
Cuando me vine a Israel, me traje mi cultura, mi forma de ser, mi lengua, mis defectos, mis virtudes, todo ello es argentino. Hasta los israelíes se dan cuenta que soy argentino cuando hablo en hebreo y cómo nos quieren! Nos consideran simpáticos, alegres y gente agrable, para nada fría como los europeos. Intentan imitarnos! Sí, en un país del Primer Mundo nos admiran e intentan imitarnos. Si supieran las barbaridades dicen tantos idiotas en Argentina sin siquiera conocerlos.
Sin embargo, despues de negar ser argentino tanto tiempo, pude darme cuenta, ya lejos, que no podía luchar contra ello, mi argentinidad era imposible de borrarla, por más odio que le tuviera a la gente de mi país natal. Además, gracias a mi hermano, me fui metiendo en el mundo liberal cibernetico. Gracias a ellos, pude conocer gente normal, que quiere lo mejor para el país, que quiere vivir en paz y sin odiar a nadie. Que prefiere el bien de su familia a tirar piedras a un Macdonallds, que respeta al prójimo más allá de sus ideas, color, nacionalidad o religión, que se opone a la violencia y los totalitarismos, que quiere vivir en libertad como yo, etc.
Entonces me dije: ya que no puedo borrarme mi argentinidad y, sorpresivamente, me encontre con esta gente que me hace ver a la Argentina un país tambien hay gente que vale la pena, entonces ¿para que negarlo? Además ahora perdió Kirchner, quizás la ignorancia se está reduciendo.
Yo no se la verdad. No se si me siento un argentino viviendo en Israel momentáneamente o un argentino-israelí, lo que sí se es que soy argentino.

Winter dijo...

Muy bueno el post de Bugman. Y me encantó el comentario de Leandro.