domingo, 24 de octubre de 2010

Conducta Universalmente Preferible (sexta entrega)



Traducción al castellano de "Universally Preferable Behaviour (UPB): A Rational Proof of Secular Ethics", de Stefan Molyneux. (Versión condensada)

Para leer la primera entrega click aquí
Para leer la segunda entrega click aquí
Para leer la tercera entrega click aquí
Para leer la cuarta entrega click aquí
Para leer la quinta entrega click aquí

Mantener una postura en abierto desafío a la lógica y la evidencia no es fruto de la estupidez, o de la falta de rigor; por el contrario, es una estrategia - no siempre conciente - empleada para defender una posición éticamente insostenible. En términos generales, los que se oponen sistemáticamente a la verdad son los que deben sus privilegios a la mentira. De ahí su peculiar vehemencia: esta es la medida exacta de su incoherencia. Hoy, entonces, también cabe preguntarse… cui bono?
.
Mariana y Marcelo



CONDUCTA UNIVERSALMENTE PREFERIBLE (CUP)

[UPB según siglas en inglés]

(…)

CUP Y VALIDEZ

Uno de los desafíos medulares que enfrentan los filósofos modernos es la necesidad de probar que las reglas morales son a la vez posibles y universales. Hasta que las normas morales puedan ser sometidas a la misma lógica y el mismo rigor que se le exige a las proposiciones de cualquier otra índole, seguiremos acorralados por el subjetivismo, los prejuicios políticos y el pragmático “argumento de los efectos.”

La analogía histórica más cercana a nuestra situación actual ocurrió en los siglos XV y XVI, durante el nacimiento del método científico. Los pioneros que abogaron por un enfoque racional y empírico del conocimiento enfrentaron los mismos prejuicios que hoy enfrentamos nosotros, producto de la irracionalidad, los poderes establecidos de la iglesia y el estado, los “absolutos” místicos y subjetivos y las barreras educacionales prematuras. Quienes defendieron la primacía de la racionalidad y la observación empírica por sobre el fundamentalismo bíblico y las tiranías seculares enfrentaron la firme oposición de quienes entonces blandían la cruz y la espada. Muchos fueron torturados hasta la muerte por su honestidad intelectual — nosotros nos exponemos, en comparación, a riesgos insignificantes, por lo que deberíamos ser mucho más audaces al tomar partido por lo que es verdad frente a lo que es creído.

(…)
Una regla puede ser válida si existe empíricamente, como la gravedad, o bien porque es cierta, como la ecuación 2 + 2 = 4.

(…)
Las leyes físicas describen el comportamiento de la materia, pero no contienen prescripción alguna. La ciencia demuestra que la materia se comporta de una cierta manera — jamás que debe comportarse de una cierta manera. La teoría de la gravedad prueba que si usted empuja a un hombre a un precipicio, el hombre caerá. No le dirá si debe o no empujarlo.

(…)
Si podemos probar que las teorías éticas pueden ser objetivas, racionales y verificables, estaremos en condiciones de proporcionar a la ética facultades tan prodigiosas como las que derivaron de supeditar las teorías físicas a los principios del método científico.

(…)
Quienes históricamente se vieron favorecidos por la definición de la realidad física como algo subjetivo — mayormente sacerdotes y aristócratas — han luchado sin pausa contra la subordinación de las teorías físicas al método científico, tal como quienes actualmente medran definiendo a la moralidad como subjetiva — mayormente sacerdotes y políticos — luchan contra la subordinación de las teorías éticas a principios objetivos y universales.

(…)

No hay comentarios: